11 de septiembre: 16 años después de los atentados contra las Torres Gemelas

Dieciséis años han pasado desde aquella lamentable tragedia. Catalogada como ataque terrorista, definido como el 9/11. El terrorismo sembraba el panico en Estados Unidos, causando la muerte de alrededor de 3000 personas y dejando a otras 6000 heridas la desaparición de otras 24, ?resultando muertos igualmente los 19 terroristas.

El mundo aun llora al recordar aquella angustiosa mañana en donde una serie de cuatro atentados suicidas cometidos aquel día en Estados Unidos por 19 miembros de la red Yihadista Al Qaeda, mediante el secuestro de aviones comerciales para ser impactados contra diversos objetivos.

El 11 de septiembre de 2001, a las 8:45 de la mañana, alrededor de 17.000 personas cerca del World Trade Center de Manhattan, Nueva York. Muchas de éstas se encontraban trabajando o iban de camino al mismo.  Sin previo aviso, un avión comercial se estrella contra una de las torres gemelas y se desata el caos en una de las ciudades más pobladas del mundo.

Tras este primer impacto se activaron las alarmas de alerta y personas cercanas al sitio colaboraron en el rescate de heridos, minutos después  un segundo avión impacta contra la segunda torre. Casi una hora entre asombro, pánico y tristeza, edificio por edificio se desplomaron, provocando que muchas de las personas que estaban ayudando perecieran en la Zona Cero.

Bomberos y policías se ganaron la admiración y el afecto de la ciudadanía, tras pagar un alto precio en vidas: 343 bomberos, 37 agentes del servicio portuario, 8 técnicos de emergencias y 23 policías.

Este suceso también dejó en destrucción parte de Nueva York y del complejo de edificios  World Trade Center (incluidas las Torres Gemelas) y graves daños en el edificio del Pentágono (sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, en el estado de Virginia), episodio que precedería a la guerra de Afganistán y a la adopción por el Gobierno estadounidense y sus aliados de la política denominada “Guerra contra el terrorismo”.

Hoy en día algunos investigadores y expertos en demolición cuestionan la veracidad entre las declaraciones del gobierno de EE.UU de esa época (George Walker Bush) en atribuir el hecho como ataque por parte del terrorista Osama Bin Laden y al grupo  Al Qaeda del estado Islámico.

Varias indagaciones  cuestionan las declaraciones y atribuciones el propio grupo como una excusa del Gobierno estadounidense para invadir y declarar la guerra en Afganistán. Vídeos documentales y análisis del 9/11 presentados, pretenden asegurar un ataque en “Falsa Bandera” implicando un auto ataque terrorista por parte de Bush. Para tener una excusar de iniciar la invasión del territorio afgano. Estados Unidos se amparó en una interpretación peculiar del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, relativo al derecho a la legítima defensa.

La guerra de Afganistán es una guerra que enfrentó en principio al Emirato Islámico de Afganistán gobernado por los talibanes y una vez derrocado este, a su insurgencia, por un lado, y a una coalición internacional comandada por Estados Unidos, por el control del territorio afgano. Comenzó el 7 de octubre de 2001 con la «Operación Libertad Duradera» del Ejército estadounidense y la «Operación Herrick» de las tropas británicas, lanzadas para invadir y ocupar el país asiático.

La invasión se desató en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, de los que este país culpó a Osama bin Laden. Para iniciar la invasión, Estados Unidos se amparó en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas,  argumentando el derecho a la legítima defensa.

 

 

Luis Molina