Hace 39 años se apagó la voz de Julio Jaramillo

El 9 de febrero de 1978 falleció Julio Jaramillo; si en vida fue ídolo de un pueblo, su muerte lo convirtió en leyenda. Por ello, varias actividades se han programado hoy para recordar al también conocido Ruiseñor de América.

Seguidores del cantante Julio Jaramillo Laurido, como es costumbre, se reúnen por la puerta número 13 del Cementerio General de la Junta de Beneficencia para rendirle homenaje por los 39 años de su muerte

En este lugar donde reposan los restos del artista guayaquileño, se espera la presencia de simpatizantes, familiares, amigos y músicos que interpretarán los estribillos de conocidos boleros, valses y pasillos que serán entonados a capela, con maracas y guitarras.

El 9 de febrero de 1978, en una de las frías habitaciones de la clínica Domínguez se apagó la voz de JJ, el más grande cantante ecuatoriano de todos los tiempos. Sin embargo, su voz sigue intacta en sus canciones, esas que enamoraron parejas de varias generaciones y que lo han convertido en un artista inmortal. Allegados lo recuerdan como una persona alegre, amigable, enamorador y con talento no solo para cantar, sino también para componer, faceta poco conocida del ‘cantor de cantores’.

Se dice que hay registradas 49 canciones con letra y música de autoría de Jaramillo, no se descarta que el número sea mayor por las pérdidas de otros temas en sus noches de bohemia. Asimismo, cuentan que en su vida artística, que fue de 23 años, grabó más de 5.000 canciones, siendo su primer tema Marcha guevarista, que data de 1955 y que se destinó para una campaña política.

Lea también: Especial Julio Jaramillo, más allá del pasillo

Boleros, guarachas, pasillos, porros, rancheras y valses caracterizaron el repertorio del querido JJ, eso obligó a muchos románticos a coleccionar sus discos. Pero hay quienes tienen en su haber 3.860 canciones y otros muchos más que esa cantidad. La primera composición de Jaramillo la hizo a los 24 años con el bolero Amoroso consejo, luego vino Ay mexicanita, el pasillo Elsa y el vals Guayaquileña.

El Universo

J. Maquilon