Alcaldía de Guayaquil entregó 31 sillas de ruedas a personas discapacitadas.

El lunes 17 de junio, a las 10h00, en el edificio Martín Avilés, más conocido como “El Crillón”, ubicado en el centro de la ciudad, en Clemente Ballén 211 y Pichincha, donde la vice alcaldesa Doménica Tabacchi, la abogada Cynthia Viteri, entre otras autoridades hicieron la entrega de 31 sillas de ruedas a niños, jóvenes y adultos mayores, que por diversas causas padecen capacidades reducidas y problemas de movilidad.

Este proyecto fue parte de las acciones que ejecuta la alcaldía de Guayaquil a través de la Dirección de Acción Social y Educación (DASE) con el Plan “Guayaquil Más Inclusivo”, especialmente dirigido a los grupos más vulnerables. Es la tercera ocasión que en la gestión del burgomaestre, se realiza esta actividad.

“Hablar de discapacidad para nosotros no son palabras menores que se quedan en el viento. Tenemos como principal objetivo, generar las mismas oportunidades para todos. Además pronto sacaremos las 1.700 becas de discapacidad que el alcalde pondrá a disposición”, declaró Pedro Pablo Duart, director de la Dirección de Acción Social y Educación.

Por otro lado, con su característica sonrisa y saludando a todos, arribó Doménica Tabacchi para ser parte de la entrega de los accesorios de salud junto a su compañera de partido, Cynthia Viteri.

“Gracias por confiar en nosotros, esta es una alcaldía de palabras que se convierten en obras. En los próximos días, vamos a lanzar el “Banco de Oportunidades” esta se encargará de prestar dinero a la gente que desea poner su negocio y a los vendedores informales. También se los podrá capacitar en el centro de emprendimiento. Nos vamos a encargar de ofrecer mayores facilidades a los clientes que la banca común, mencionó la vicealcaldesa Tabacchi.

Posterior a las palabras de Tabacchi, se procedió a la firma del acuerdo que cada beneficiario de las sillas de ruedas estampe su rúbrica en el documento que constataba la entrega completa de los accesorios de salud. Para las personas que no sabían o no podían firmar por algún motivo, se les hizo poner la huella dactilar en el documento, como recibido.

 

C.B.