Bloqueos e invasiones de carriles causan más tráfico en Guayaquil

Las calles y avenidas del norte, centro y oeste de la ciudad enfrentan críticos congestionamientos en horas pico. La ATM actualiza dispositivos y analiza los flujos vehiculares. A partir de las 10:00 de un sábado, Isabel Castro conducía por la calle García Moreno, desde Francisco Segura, con la intención de dirigirse hacia la Av. de las Américas, en el norte de Guayaquil. En Hurtado, antes de llegar a la av. 9 de Octubre, se desvió hacia el oeste en lugar de transitar por el sitio que aproximadamente hace un mes fue desbloqueado por la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

Pese a la advertencia, de que la multa por invadir el carril exclusivo es de un salario básico ($ 386), los conductores consideran que no mejoró la fluidez. Hace dos meses, se instalaron 10 cámaras que se encargan de detectar a los infractores, pero la entidad aún no ha informado la cifra de sancionados.

Los cambios no funcionan, la Av. de las Américas es otra “arteria” de Guayaquil que tiene un elevado flujo vehicular. Hace un año, la ATM cifró en 4.350 autos por hora los que circulan en sentido sur-norte en horas pico. En abril del año pasado, que se inauguró el nuevo paso elevado, a la altura del colegio Francisco Aguirre Abad, la entidad colocó señalética para establecer un carril exclusivo de la Metrovía y advirtió con sanciones.

Sin embargo, un mes después las multas por la contravención quedaron sin efecto y el tramo volvió a ser de uso compartido. La ATM ofreció estudiar el comportamiento para establecer la temporalidad o permanencia de la medida. Un año después siguen el carril compartido y los congestionamientos.

Fernando Navas, director de Planificación de la ATM, afirmó que los inconvenientes son monitoreados para determinar una solución. La ATM actualiza la red semafórica con el objetivo de implementar una central que controle el comportamiento del flujo vehicular. “Realizamos la integración de los equipos semafóricos… Anteriormente había ocho tipos de controladores y marcas que no eran compatibles”, explicó Navas. Nueve programaciones manejan los tiempos de las luces del semáforo, de acuerdo al número de vehículos que circulan por la zona de influencia para disminuir los bloqueos. “Lo que buscamos es minimizarlos porque es imposible eliminarlos”, sostuvo y reconoció que aumenta el parque automotor.

En otro sector que se producen bloqueos y no funcionan bien los semáforos es la Av. Carlos Julio Arosemena. Aquí las luces que permiten el cruce de peatones funcionan de manera intermitente y las colas son causadas por el desorden que provocan las concesionarias de vehículos y un centro comercial.

A la altura del colegio 28 de Mayo el problema ocurre en horas pico en la intersección con la calle Ilanes. Navas contó que se contrató a un consultor para la optimización de los planos semafóricos. En las avenidas Juan Tanca Marengo (Cdla. Martha de Roldós) y 25 de Julio dentro de 15 días estarán listos los dispositivos. Navas puntualizó que no en todas las vías es factible un plan semafórico y que, en estos casos, se analizan cambios de infraestructura.

C.B.