El capital hace escala en los paraísos fiscales

Con lo que Ecuador recibió el año pasado en inversión extranjera directa, el país solo habría podido allanar la mitad del terreno de la Refinería del Pacífico. Según las cifras del Banco Central, llegaron 606,4 millones de dólares de capitales foráneos. Y casi un 20 % de ellos procede de paraísos fiscales ($ 115,1 millones) como las Islas Caimán, Panamá o las Islas Vírgenes Británicas, que son las tres jurisdicciones fiscalmente favorables que más peso tienen en las estadísticas nacionales en ese orden. Un año antes, en 2016, casi la mitad (43,2 %) de la inversión que entraba por la frontera despegaba desde ese tipo de territorios.

Las cifras que maneja la Superintendencia de Compañías refuerzan el rol de esos dos archipiélagos -Vírgenes Británicas y Caimán- en asuntos de capital, pues solo desde 2010, los dos territorios del Caribe han dejado en Ecuador 371,3 millones de dólares. Las dos jurisdicciones son, además, refugio habitual del dinero que coloca China en el mundo.

Ahí son las cifras internacionales -de Naciones Unidas y de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico– las que dan cuenta del flujo mayoritario que el país asiático envía a los paraísos fiscales antes de recolocarlo en otras regiones del mundo o de recuperarlo. Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas y Hong Kong, son los destinos principales -y casi absolutos- a los que se dirigen los capitales chinos que solo en 2016 alcanzaron la cifra astronómica de 183.100 millones de dólares, convirtiendo al Estado asiático en el segundo mayor inversor del mundo, tras Estados Unidos.

América Latina ha sido una de las regiones favoritas para el ojo inversor chino, habiendo recibido más de 100.000 millones desde 2003.

Con Ecuador, tal y como se ha ido transparentando en los últimos meses, la relación financiera con China se ha sostenido más bien en el acceso a préstamos. Pero del socio comercial también llegaron 84,6 millones de dólares en 2017.

De hecho, entre las 10 compañías de ese país que mayores contratos han obtenido fuera de su territorio, están las que son también principales contratistas del Estado ecuatoriano como SinohydroChina GezhoubaChina Harbour Engineering, CCCC, China Road and Bridge o China Railway.

Con los Panamá Papers y las filtraciones que aparecieron después, se dejó constancia del papel que jugaban jurisdicciones como las Islas Vírgenes. En ese estado, donde viven apenas 30.000 personas, con una superficie de 153 kilómetros cuadrados (la mitad de Guayaquil) y con un Producto Interno Brutoque ronda los 1.000 millones de dólares (cien veces menor que el de Ecuador), genera un flujo de inversión al exterior de casi 94.819 millones de dólares (en 2016, según las estadísticas de Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), que es casi todo lo que produce económicamente Ecuador en un año y que le convierte en el quinto mayor inversor mundial. Ese contraste se explica por su rol como punto de escala para las inversiones.

La inversión recibida por Ecuador desde las Islas Vírgenes Británicas se destina, como sector principal.

Islas Vírgenes

Ecuador recibe de estas islas $ 15,1 millones. El archipiélago envía como IED casi $ 95.000 millones. Tiene 30.000 habitantes y 153 kilómetros cuadrados.

Islas Caimán

Es el paraíso fiscal del que Ecuador recibe el mayor monto ($ 68,8 millones). Como IED, envían casi $ 26.000 millones. Tienen más de 60.000 habitantes y 264 kilómetros cuadrados.

Hong Kong

Es un inversor mínimo en Ecuador pero saca al mundo $ 62.460 millones en capital. Tiene 7,3 millones de ciudadanos, 1.100 kilómetros cuadrados de superficie.

FUENTE-DIARIO EXPRESO

A.R