Contrarresta los molestos calambres nocturnos.

Es normal el levantar en las noches por el dolor que provocan los calambres en las articulaciones inferiores normalmente ocurren en las pantorrillas, pero también pueden presentarse en los pies y en los muslos. No son nocivos y pueden aliviarse, e incluso prevenirse, con algunos estiramientos simples u otras medidas de autocuidado. No obstante, cuando ocurren con regularidad y ocasionan fuertes molestias, es preciso acudir al médico.

El dolor de los calambres en las piernas puede variar en intensidad y durar desde sólo pocos segundos a 15 minutos o más. Los calambres nocturnos en las piernas a veces se confunden con el síndrome de las piernas inquietas, en el que una desagradable sensación similar a pulsaciones o tirones en las piernas conduce a un deseo incontrolable de mover las extremidades inferiores.

Es posible prevenir los calambres con las siguientes medidas.

Permanecer hidratado: beber agua u otros líquidos ayuda a que los músculos se contraigan y relajen con más facilidad.

Estirarse antes de acostarse: si padece de calambres nocturnos en las piernas, lo mejor sería que se estire antes de ir a dormir.

Hacer un poco de ejercicio: la actividad física moderada antes de acostarse podría ayudarle a prevenir los calambres mientras duerme.

Escoger el calzado correcto: usar zapatos que le ofrezcan buen apoyo podría ayudar a prevenir los calambres en las piernas.

Aflojar la ropa de cama: afloje las sábanas y demás mantas de la cama en la parte de los pies.