Cuerpos de los tres periodistas llegarán mañana al país

Los cuerpos Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, integrantes del equipo periodístico de Diario El Comercio, volverán mañana miércoles 27 de junio del 2018 a Ecuador, luego de tres meses del secuestro y posterior asesinato en Mataje, Esmeraldas. Por el momento, sus restos se encuentran ahora en la ciudad de Cali, a 350 kilómetros de la frontera.

El dia de ayer, Néstor Martìnez, fiscal General de Colombia aseguró que los cuerpos hallados coinciden en un 100% a los trabajadores del diario quiteño. Se tiene previsto que el traslado de los cuerpos a la ciudad capital, sea a las 08:10 de mañana de mañana, en un vuelo de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE). Allí también retornarán familiares de los fallecidos y funcionarios ecuatorianos que acompañaron.

En el ámbito legal, Martínez indicó que la investigación penal seguirá en Colombia. “He empeñado la palabra del Estado colombiano y de La Fiscalía para manifestarle a las familias ecuatorianas, que este horrendo crimen no va a quedar en la impunidad”, dijo el funcionario.

Por su parte, también estaba Javier Andrade, abogado de las familias, quien resaltó el compromiso que había hecho el Fiscal colombiano durante una reunión previa que tuvo con los allegados. Ese compromiso también incluyó el permitir el acceso directo a los expedientes judiciales y a todas las investigaciones realizadas sobre este caso.

Con el hallazgo de los cuerpos, los familiares podrán despedirlos como lo merecen. La expectativa de poder llevarlos a casa genera sentimientos encontrados. “Me duele que le hayan quitado su futuro, que no podrá hacer periodismo, como tanto amaba. Pero ya podrá estar cerca, en su casa”, dijo Galo Ortega, padre del periodista. Para Christian Segarra, hijo del conductor, su mayor deseo después de conocer la muerte de su padre era poder abrazarlo de nuevo. Las familias entregaron a la funeraria la ropa con la que despedirán a sus seres amados. En el caso de Javier, su madre compró una camiseta del Barcelona de España, equipo de fútbol que le apasionaba.

Además, los parientes dijeron que la identificación de los tres cuerpos es el inicio de un camino en la búsqueda de la verdad. Si bien uno de nuestros principales objetivos, desde el pasado 13 de abril, era el retorno de sus cuerpos al país para darles una despedida digna y a su altura, esto no constituye un cierre o el final de esta historia”.

La reacción en Quito, luego de que en Cali se confirmara la identidad de los cadáveres, se pronunció el canciller José Valencia, con lo siguiente: “La toma de rehenes y la muerte de civiles, en particular de comunicadores sociales como es el caso, es condenable desde cualquier punto de vista. Vamos a trabajar junto a las autoridades colombianas para hallar a todos los culpables”, finalizó.

 

C.B.