Donald Trump sí quiere migrantes en Estados Unidos, pero que sean blancos y adinerados

El gobierno del presidente Donald Trump está en vías de cambiarle el rostro a la inmigración mediante mecanismos que hagan a Estados Unidos más blanco y adinerado. La intención supone un cambio drástico a la doctrina estadounidense que da la bienvenida a «vuestros seres pobres y cansados, a esas masas ansiosas de ser libres», inscrita en la Estatua de la Libertad, para que ahora sea «dadme a tus cansados y tus pobres que puedan sostenerse sobre sus propios pies y no se conviertan en una carga pública».

El funcionario responsable de esta modificación, Ken Cuccinelli, director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés), afirmó el miércoles que sus palabras fueron intencionales, incluido su concepto adicional de que el poema fue escrito para europeos. Aseguró en un comunicado que su agencia «tiene el encargo de hacer cumplir la ley, no un poema».

Se trata de otro paso desafiante en la gran marcha del presidente Donald Trump para modificar el pensamiento estadounidense respecto de los inmigrantes, una estrategia con la que espera granjearse a suficientes electores para conseguir un segundo periodo en el puesto. El mandatario ha incrementado la certidumbre de que la campaña política de 2020 estará profundamente arraigada en una batalla cultural por la identidad nacional.

Sin embargo, Trump enfrenta el peligro inherente de que su línea radical les dé más energía a los demócratas, le genere distanciamiento de las mujeres de los suburbios y propicie un incremento en el número de latinos empadronados. Los demócratas informaron de inmediato que el eje de las normativas anunciadas el lunes por el gobierno -impedir el otorgamiento de tarjetas de residencia a muchos inmigrantes legales que reciben prestaciones públicas- se basa en la animadversión racial.

«Estados Unidos siempre ha sido un camino hacia el éxito para millones de personas y ahora Estados Unidos quiere hacer que ese camino sea sólo para quienes ya triunfaron», dijo Aaron Reichlin-Melnick, analista de política en el American Immigration Council, un organismo activista.
Fuente: «El Universo»