Faltan policías para sostener al Isspol

El seguro social policial (Isspol) no es sostenible en el tiempo. Las diferentes escalas salariales lo vuelven ineficiente. La base de jóvenes que sostiene a los jubilados es reducida. Esas advertencias aparecen en una investigación publicada hace siete meses por la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE). El estudio analiza la situación de los seguros de retiro, invalidez y muerte del Isspol, en el período 2003-2014. Actualmente, estas prestaciones son consideradas las más importantes por los altos montos que desembolsa cada año.

Precisamente, el futuro económico del Isspol es el argumento que utilizó el Ejecutivo para proponer un paquete de reformas a esa entidad y al Issfa (seguro social militar).Por eso, en el texto se propone “urgentes modificaciones”. Ahora, la propuesta está en la Comisión de Derechos del Trabajador. El 25 de julio, Fausto Cayambe (País), miembro de esa mesa legislativa, dijo a este Diario que sesionarán el 27 de juliopara analizar el documento. En el 2015, el coronel Enrique Espinosa de los Monteros, entonces director del Isspol, intervino en la Comisión de Derechos del Trabajador y explicó la situación del instituto. Dijo que 2,4 agentes activos pagan la jubilación de un pasivo. Y alertó que el estándar internacional es de cinco policías por cada retirado.

No obstante, si eso no es viable, la ONU propone incrementar la edad límite de retiro. Esa es una de las opciones que tomó el Ejecutivo. En el proyecto se pide subir de 20 a 25 años el tiempo mínimo. Hoy, los agentes se retiran a los 40 años, en promedio. Es decir, todavía están en edad productiva. Con la situación actual, “el seguro policial no es sostenible debido a la alta esperanza de vida de los pensionistas (…) en comparación con la base reducida de jóvenes que sostiene a los jubilados”, se precisa en el documento académico. Hasta el 2014, el 50% de policías activos tenía entre 31 y 50 años, seguido por los agentes jóvenes, de entre 21 y 30 años.

Fuente/El Comercio.