Hoy fue el último adiós a Paúl, Javier y Efraín

En Quito y Guayaquil se celebraron misas para despedir a Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, el equipo periodístico de diario El Comercio secuestrado y asesinado en la frontera norte por un grupo disidente de FARC.

En la capital, la emotiva ceremonia de los cuerpos presentes se realizó en la iglesia La Dolorosa, donde además la noche del 28 de junio se levantó una capilla ardiente abierta al público, a la que miles de quiteños acudieron para despedirlos. Mientras que en Guayaquil, a las 10:00 comenzó la ceremonia religiosa en la iglesia La Merced, donde entre 100 a 200 personas asistieron para despedir a los comunicadores.

El acto litúrgico fue oficiado por monseñor Eugenio Arellano, presidente de la  Conferencia Episcopal Ecuatoriana. En su evangelio, el sacerdote reflexionó sobre el escenario de violencia que existe en la frontera norte y pidió que se acaben todos estos actos.

Además, recordó que el equipo periodístico llegó a la zona para narrar la tensión que viven sus habitantes… “Ellos fueron víctimas por buscar la verdad y lo pagaron con sus vidas”, expresó el monseñor. En el acto religioso se presentaron ofrendas, entre ellas una bandera de Ecuador con una cámara de fotos, para recordar a Paúl; una libreta de apuntes en representación de la labor que cumplió Javier y las llaves de un vehículo para rememorar a Efraín.

Los compañeros y colegas del rotativo acudieron a la Santa Eucaristía portando banderas con las fotos de los periodistas. Posterior al acto, los cuerpos fueron trasladados al Memorial Necrópolis donde se los sepultó.

El padre Arellano despidió al equipo periodístico orando por su “perenne alegría y paz”.

C.B.