Iván Duque comienza su mandato en Colombia

El nuevo presidente de Colombia, Ivan Duque inicia hoy su gobierno con el apoyo recibido por parte de 10.362.080 votantes colombianos. Con apenas 42 años, se convierte en el presidente mas joven del país.

El representante del único partido (Centro Democrático) que figuró como opositor de Juan Manuel Santos, junto a la Dra. Marta Lucía Ramírez, primera mujer en ocupar la Vicepresidencia de Colombia, liderará un Gobierno de comunicación y entendimiento hacia los santistas (fanáticos de Juan Manuel Santos) por la relación que exista entre Duque y Álvaro Uribe.

Entre los grandes retos que tendrá para poner en marcha, son los proyectos sociales y económicos derivados del proceso de paz que el ex presidente firmó con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)  se encuentran en punto muerto, lidiar con el fortalecimiento de grupos criminales y la producción de drogas.

Además uno de los mayores pedidos por parte de la ciudadanía es reducir la corrupción, principal freno al desarrollo como país, decidir qué acciones tomar contra la organización guerrillera ELN ( Ejercito de Liberación Nacional).

Duque es uno de los “seguidores” del ex jefe de Estado y actual senador, Álvaro Uribe. El uribismo (apoyo popular) se ha caracterizado en los últimos años por su tenaz crítica a los acuerdos de paz suscritos por el gobierno del saliente Juan Manuel Santos con los ex guerrilleros de las FARC. Por ello, el futuro de este proceso es una de las grandes interrogantes y desafíos para la nueva administración.

“Creo firmemente en que tenemos que pensar en el futuro, construir sobre las cosas que nos unen y no quedarnos en el torbellino de lo que nos divide”, dijo el electo presidente.

“Como uno de mis objetivos es lograr que nuestro país se levante con ímpetu y asegure de manera categórica un crecimiento económico que traiga consigo equidad y justicia social, derrotar a la pobreza y el acceso a los bienes públicos necesarios para elevar nuestra calidad de vida”, señaló Duque.

Los primeros días del nuevo presidente colombiano serán claves para mejorar progresivamente una paz inestable y equilibrar una quebradiza economía.

 

C.B.