Jaime Nebot junto a su elenco recorrió Guayaquil para agradecer a sus ciudadanos por los 19 años de apoyo

En 9 de Octubre y Malecón Simón Bolívar, donde en otras cinco ocasiones el alcalde Jaime Nebot se dirigió a sus simpatizantes encima de una tarima, ayer apenas hubo unos potentes parlantes y dos pantallas gigantes para contar en audio y video los pormenores de la caravana motorizada que encabezó el burgomaestre.

A diferencia de otras convocatorias de Nebot que desarrollaron para reclamar seguridad ciudadana, respeto a la ciudad y a la autonomía, por las rentas del cantón y por proyectos leyes, esta vez el motivo era distinto: despedirse de la ciudadanía que le permitió servir 19 años en la Alcaldía.

Luego de recorrer en una caravana vehicular las principales calles del suroeste de Guayaquil, en un trayecto que duró más de tres horas, Nebot llegó a la 9 de Octubre a bordo de un camión que también transportaba a su esposa, Cynthia Bohrer, y a sus hijas, Nicole y Melissa.

El alcalde también agradeció a la ciudadanía por haberle permitido servir y pidió que apoyen a Cynthia Viteri, alcaldesa electa que lo sucederá el próximo 14 de mayo. “Nebot no se va, Nebot no se despide, aquí me quedo con ustedes, en esta ciudad (…) el barco sigue su rumbo, hemos cambiado de capitán, hoy tenemos una capitana de lujo, apasionada, seria, honesta y capaz; luchen junto a ella como lucharon junto a mí… Cynthia y ustedes harán algo más grande en Guayaquil…”.

La caravana de despedida fue multitudinaria, y la lluvia que cayó en Guayaquil no detuvo a los simpatizantes. Arrancó a las 16:00 en la avenida Barcelona, en el suroeste de la urbe.

M.F.P