La canoterapia beneficia a la salud de las personas

La verdadera amistad, la lealtad y la fidelidad parecen estar siempre presentes cuando tienes a tu lado a un perro como mascota, o mejor dicho como compañero. Ellos, si les das lo necesario, te esperan ansiosos cuando aún no has llegado del trabajo o de tus estudios, cuidan tu casa y hacen el mejor esfuerzo para que siempre te sientas bien. Te ladran de regocijo, alzan sus patas en señal de que les atiendas y les des cariño, mueven la cola porque están felices de verte, se dan piruetas en el suelo para que los veas… simplemente nunca te dejarán solo/a.

Son los mejores amigos del hombre dicen. Esta premisa se fortalece aún más cuando se sabe que pueden ayudar a resolver tus tristezas, amarguras y hasta tus broncas en las cuales ellos no han tenido nada que ver, explica Alfredo Cachott, adiestrador colombiano radicado en Ecuador,  “Son los compañeros perfectos que te transmiten energía positiva y que no esperan nada a cambio, solo debes acercarte y contarles lo que te sucede”, comenta el especialista. Agrega que cuando de hablar de terapia asistida de animales se trata, los canes son la mejor opción. Conoce más sobre el tema en los siguientes párrafos.

La doctora Elizabeth Montenegro, psicóloga educativa, quien ha trabajado en esta área, también comenta que dentro de lo que son las intervenciones de la psicología existen diferentes técnicas, una de estas, “prácticamente nueva” en nuestro medio, ha sido el utilizar animales con fines terapéuticos. “Este proceso ya se ha estudiado en otros países de Europa y en Estados Unidos. Se evidenció que existen buenos resultados porque los animales pueden brindar rehabilitación en diferentes ámbitos a la persona, tanto en la salud, como en lo anímico”.

Así, los perros son los más nobles porque reúnen ciertas características especiales y determinadas, que hacen que las personas establezcan un vínculo afectivo más eficaz con estos y se puedan notar mejores resultados, claro, de acuerdo con cada caso. Ellos ayudan a comprender mejor la vida a niños con autismo, chicos con síndrome de Down y a gente de la tercera edad. Pero no solo a este grupo, sino que si tú, por ejemplo, estás deprimido, aburrido, con problemas de amor, de trabajo o de cualquier índole, ellos están dispuestos a ‘escucharte’ y a brindarte ‘una patita’, es decir, una manito para que te sientas mejor.

Primero hay que considerar que no todo perro puede ser utilizado con fines terapéuticos. Hay razas (como el golden, el labrador y el pastor alemán) que son más aptas y favorables para el trabajo con las personas. Y si bien este método se ha extendido sobre todo en personas con necesidades educativas especiales y con adultos mayores, hay que reiterar que también es posible aprovechar este tipo de tratamiento con niños en el control de la agresividad, en el manejo de fobias, de la ansiedad, es  decir, el rango de aplicación realmente con los animales es mucho más amplio.

Entonces, primero se selecciona al animal. Para esto los entendidos en terapia asistida utilizan un test que se le aplica al can, en el cual se van considerando ciertas características que son las que van a permitir que el ejemplar pueda ser escogido con el objetivo de ayudar a las personas, llegando a ser el apoyo que se necesita.

Algo que hay que saber sobre este tema es que, como dice la doctora Elizabeth Montenegro, psicóloga educativa, en nuestro medio la rama de la terapia asistida es nueva, es decir no hay realmente una carrera que forme específicamente terapeutas que trabajen con animales. Así, muchos de ellos son personas que aman a los animales y que han ido combinando de alguna manera sus carreras y que han  incluido a los animales en ese proceso. Pero “está el centro de adiestramiento canino de la Policía. Ellos son como los más especializados en el trabajo con animales”, señala.