La muerte cruzada no era opción para la Asamblea.

El presidente de la Asamblea Nacional, Cesar Litardo, recibió a medios de comunicación en el palacio Legislativo para abordar, en rueda de prensa, diversos temas de importancia nacional suscitado en los últimos 11 días de paralización.

La Asamblea Nacional imposibilito que se consuman, durante la paralización, acciones golpistas a través de la de la muerte cruzada, acciones que fueron presionadas por la bancada de  Revolución Ciudadana.

Así coincidieron en señalar varios legisladores empezando por el presidente de la legislatura, “No existían las garantías para sesionar en medio del caos. Prefiero ser juzgado como un presidente cauteloso antes que como uno golpista”, expresó Litardo ante las preguntas de porque no se realizaron sesiones del pleno.

Litardo también manifestó que tras los hechos registrados claramente quedaron identificados quienes no querían que el país tenga un orden democrático, refiriéndose así a la bancada correísta.

Dijo que permanentemente mantuvo contacto con el Primer Mandatario y que incluso se realizó consultas constantes con los representantes de otras funciones del Estado para buscar una salida de la crisis, pero que no había las condiciones de seguridad para reunir a la Asamblea Nacional.

Indicó que la bancada RC insistía que se convoque a la Asamblea, y sus mensajes eran enfocados a una muerte cruzada que era provocar inestabilidad. Pero que conversó con cada uno de los jefes de bancada y grupos políticos y todos coincidían que esa no era una opción. Adicionalmente, no había garantías de un edificio donde sesionar y se tenía que evitar convertir a la Asamblea en un foco de ataques y de posibilidad de generar el caos.

U.A.V.