La zozobra es parte del diario vivir de muchos venezolanos en la frontera

Centenares de venezolanos pasan sus días llenos de preocupación al no saber que pueda suceder con la situación que atraviesan día a día en las salas de Migración de Colombia, a 300 metros del puente internacional de Rumichaca, la necesidad de tener que dejar su país para migrar a otro es   la consecuencia de la mala administración del gobierno que se ha apoderado por muchos años de Venezuela,  los ciudadanos apetecen conseguir la tarjeta andina o sellar los pasaportes para el ingreso sin problemas a Ecuador  y a tierras peruanas antes que sea más complicado la entrada con requerimientos de visas.

En las últimas semanas se ha reproducido la cantidad de viajeros  alcanzando porcentajes de  altos niveles, soportando calores y ansias afirman que no saben por qué la demora con el personal que trabajan en las oficinas de las salas de migración de Colombia.

Los venezolanos dicen que prefieren ir a Perú porque hay más oportunidades laborales y tienen familiares establecidos con residencia y trabajo. Jorge Astudillo, de Maturín, sostuvo que tiene más de 30 familiares y a su hija que lo espera. José Pérez, un ingeniero mecánico de Monagas, vivió los últimos 14 meses en Barranquilla, donde su título no fue reconocido y debió trabajar como albañil para sobrevivir. Y ayer viajaba a Perú confiando en que lograría un mejor empleo, pues allá no tendrán que apostillar el título profesional. “Creo que se nos abre una ventana importante para los profesionales en Perú, misma que no podemos desaprovecharla”, dijo este emigrante venezolano.

Fuente: «El Universo»

M.F.P