Marco Calvopiña asegura que sus ingresos son legales

El exgerente de Petroecuador Marco Calvopiña rindió su testimonio bajo juramento dentro del juicio por presunta delincuencia organizada, producto de la corrupción en la estatal petrolera. El exfuncionario respondió todas las preguntas  de la Fiscalía, la acusación particular y la Procuraduría, a pesar de que, en unos casos, su abogado defensor, Pablo Encalada, le recomendaba el silencio.

“No tengo ningún problema en responder las preguntas que sean”,asegura que no llegó al cargo de gerente por ser amigo de poderosos o políticos, sino por su carrera de 35 años en Petroecuador y haber ocupado altos cargos en la institución. Agregó que ha trabajado con todos los gobiernos y no ha tenido preferencia por ninguno.

Relató de manera detallada sobre toda la infraestructura administrativa y de contratación de Petroecuador y argumentó que haber sido procesado en este caso le representó una tragedia familiar.

Sobre el dinero que se encontró en una caja fuerte de su domicilio respondió que él y su esposa, que también es ingeniera química, acumulan más de 100 años de remuneraciones y que sus ingresos en los últimos años superaron los 10.000 dólares mensuales, que él, como gerente de Petroecuador cobraba 7.000 dólares al mes.

Solo en 2015, continuó, por efecto de sueldos, inversiones, liquidación por su salida de Petroecuador y otras indemnizaciones, tenía aproximadamente 400.000 dólares. Solo por su jubilación, dijo, recibió 114.000 dólares. Sin embargo, en el informe de la Unidad de Análisis Financiero eso constaría como recursos de origen desconocido.

 

A.V.