Ministro de Defensa Fernando Cordero remite oficio a la cúpula militar

La intención del alto mando de las Fuerzas Armadas de poner a consideración de los consejos de generales y almirantes la posibilidad de que el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) devuelva al Estado 38 millones de dólares, de los 48 que el Estado le pagó por el parque Los Samanes, en Guayaquil, ha sido respondido con una carta del ministro de Defensa, Fernando Cordero, recordando al Alto Mando la obligación constitucional de ser obedientes y no deliberantes, según documentos a los que ha tenido acceso este sitio.

El ministro les aclara que los consejos de generales o almirantes de las tres ramas no son competentes para conocer situaciones no relacionadas con la misión constitucional asignada a las Fuerzas Armadas y “en el presente caso los temas relacionados con las actividades del Issfa deben ser conocidos y resueltos por los entes competentes establecidos en la Ley. Lo contrario violenta lo dispuesto en los artículos 159 y 226 de la Constitución”.

Cordero también resalta, en uno de los párrafos del escrito, que el artículo 159 de la Carta Magna dispone que las FF.AA. y la Policía Nacional serán obedientes y no deliberantes y cumplirán su misión con estricta sujeción al poder civil.

En 2010, el avalúo comercial para la venta del parque Samanes al Ministerio del Ambiente lo hizo la Dirección Nacional de Avalúos y Catastros (Dinac) y llegaba a 48 millones. El avalúo catastral efectuado por el Municipio de Guayaquil llega a 10 millones de dólares.