Hay multas por arrojar basura y también esperas por más tachos en Guayaquil

En 20 cuadras de la calle Esmeraldas entre Aurora Estrada y Venezuela, ciudadanos toman buses urbanos en paraderos que no disponen de tachos de basura. Tampoco hay cestos en las veredas por la ausencia de locales comerciales, ni en las esquinas, como sí los hay en tramos de calles regeneradas. Envases de yogur y de frituras, vasos plásticos, fundas, son desperdicios en torno a los paraderos instalados por la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) al implementar hace dos años los circuitos para el transporte público en la calle Esmeraldas y en Los Ríos, donde la situación en esta última es similar respecto al mismo tramo de 20 cuadras.

Freddy Granda, director de Planificación de la ATM, indica que el contratista de los paraderos tiene pendiente la instalación de los reservorios.Por norma municipal, los locales comerciales deben disponer de cestos con tapa para la disposición de desechos sólidos. ¿Y si no hay recipientes? Freddy Miranda, universitario que en el centro de Guayaquil toma la línea 155, menciona que lleva consigo aquella factura de papel o ese vaso plástico hasta encontrar un bote adecuado.

La multa por tirar a la calle colillas, chicle, cáscaras, papeles, envases plásticos y símiles es de $ 78,8, correspondiente al 20% de un salario básico, que actualmente alcanza los $ 394. La ordenanza que norma el manejo de los desechos sólidos no peligrosos estipula el 20% para infracciones leves y considera el 40% para las graves y el 125% para las muy graves.

Fuente: «El Universo»