Nahir Galarza, la mujer más joven condenada a prisión perpetua en Argentina

La Justicia de Gualeguaychú sentenció a Nahir Galarza de 19 años a una pena de prisión perpetua por matar a su novio Fernando Pastorizzo de 20 años con dos disparos.

Luego de tres semanas de juicio, el Tribunal de esta ciudad consideró que “los tiros fueron intencionados y dirigidos” a terminar con la vida de la víctima y tuvo en cuenta como agravante la relación de pareja. Así, la acusada se convirtió en la mujer más joven en recibir la pena máxima de prisión en Argentina.

La Defensa de Galarza había intentado reducir su condena pidiendo primero una condena por homicidio culposo sin intención que prevé hasta seis años de prisión y en caso de determinar que hubo intencionalidad, pidió retirar los agravantes y considerar homicidio simple, con una pena mínima de ocho. El último intento fue apelar a las “circunstancias extraordinarias de atenuación” por la supuesta violencia de género que sufría Nahir. Esa petición tampoco fue lograda.

“El tribunal consideró como probado que Fernando recibió un primer disparo en la espalda, a quemarropa,y un segundo disparo de frente, cuando se hallaba  mortalmente herido en el piso, con la moto por encima de sus piernas, que ingresó por la parte anterior del tórax. Ambos disparos en modo alguno fueron accidentales o involuntarios, sino que se trataron de intentos dirigidos a acabar con la vida de Pastorizzo”,  señaló el juez encargado Mauricio Derudi.

Según consta en el respectivo expediente, Fernando Pastorizzo y Nahir Galarza eran novios. Ellos circulaban en moto en la localidad de Gualeguaychú en la madrugada del 29 de diciembre de 2017, cuando Fernando recibe un disparo por la espalda, cayó de la moto boca arriba y recibe un tiro más en el tórax. Minutos después, un conductor de taxi que transitaba por el lugar, llamó a una ambulancia pidiendo auxilio, según declaró a la policía.

La defensa y familia de la procesada adelantaron que apelarán la decisión para intentar reducir la pena.

 

C.B.