No se lograrían cumplir las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional

El Ecuador esperaba terminar el 2020 con un balance global (ingresos menos gastos, sin intereses de deuda) de $2802 millones (2,8 %) e incluso había calculado que podía llegar sin déficit, en este mismo rubro, en este año. Esta reducción iba a traer de la mano una menor necesidad de endeudamiento.

Walter Spurrier, director de Análisis Semanal, explicó que en un primer escenario el Gobierno había estimado recaudar unos $2273 millones con sus nuevas medidas económicas en el 2020. De esos, $1500 millones vendrían de la eliminación de subsidios de gasolina extra y súper. Sin embargo, tras la violenta protesta en contra de esa medida, que además ocasionó pérdidas debido a actos vandálicos en edificios, toma de pozos petroleros y ataque a florícolas, el objetivo fracasó.

Para Santiago García, catedrático universitario, es claro que no se cumplirán dichas metas. Sugiere que el Gobierno inicie una negociación para replantear medidas y compromisos. “Ya no se puede trabajar sobre algo que no existe y hay que poner los temas políticos sobre la mesa”, dice.

Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, dijo que el organismo sigue muy de cerca la situación en Ecuador y extendió su solidaridad a todos los afectados por las protestas. Explicó que la prioridad del FMI y del Gobierno ha sido disminuir la deuda, reforzar el crecimiento, apoyar la inversión en salud y educación.

Entre las previsiones macroeconómicas señaladas se espera un crecimiento del PIB del 0,6 %, un precio del crudo de $51 y una inflación de 1,5 % anual. Se desconoce si incluirá una revisión de subsidios.

Fuente: «El Universo»