Nuevo orden en las cárceles del Ecuador.

Tras los 15 crímenes que de enero a mayo de este 2019 se perpetraron en los centros penitenciarios, la Policía reestructuró el control en cuatro cárceles, es decir que a partir del 27 de mayo, cuando se emitió el Decreto Ejecutivo 754 y se fijaron los parámetros del estado de excepción en el sistema, la Policía designó a ocho coroneles en los centros de rehabilitación de Cotopaxi, Turi, El Rodeo y la Penitenciaría.

Además, recibieron la disposición de separar a los detenidos en diferentes sitios, de acuerdo con su nivel de peligrosidad, y vigilar para que los policías de menor rango y celadores no cometan ilegalidades.

La idea es que no se repitan hechos como el ocurrido en enero, cuando 11 policías que operaban en la cárcel de Guayaquil fueron señalados por permitir el ingreso de una “ambulancia fantasma” con armas, drogas, licores, celulares y electrodomésticos. El caso todavía está en investigación. 

En los pisos, en cambio, se encontraron pipas para fumar, navajas, encendedores, dosis de cocaína, heroína y marihuana. Además, aparecieron tarjetas SIM para celulares.

U.J.A.V.