Pablo Romero también pediría asilo político

Rafael Correa y Pablo Romero fueron vinculados al expediente por asociación ilícita y plagio, abierto por la Fiscalía General para indagar el secuestro a Fernando Balda en Colombia, ocurrido en agosto de 2012.

Inicialmente las responsabilidades apuntaron a tres exagentes de Inteligencia. Sin embargo, en el camino Raúl Chicaiza aseguró que las disposiciones para ubicar y traer a Balda, esas órdenes salieron de Carondelet y fueron monitoreadas por la Senain, a cargo de Romero. Antes que Correa acabe su periodo presidencial y viaje a Bélgica, el ex secretario de SENAIN, Pablo Romero formalizó el pedido de asilo a España, país en el que se dedica a realizar actividades turísticas, aún no tiene una respuesta.

En el caso hay seis investigados. Entre ellos, el ex director de Inteligencia, Fausto Tamayo, sentenciado por el caso de pases policiales. No obstante, en su testimonio anticipado, Raúl Chicaiza (procesado del caso) lo exhortó de responsabilidades. Dijo que él nunca conoció de sus incursiones en Colombia por los seguimientos al activista Balda.

Por otra parte, en el caso Balda no es el único que persigue al ex presidente Rafael Correa. Las supuestas irregularidades en las investigaciones de la muerte del excomandante de FAE, Jorge Gabela, también amenazan con llegar a él. Según Patricia Ochoa, viuda de Gabela, además de el ex mandatario Correa, al menos 22 exfuncionarios del anterior régimen tendrían algún grado de responsabilidad en el ocultamiento de la información del caso. La versión oficial fue que a Gabela lo asesinó la delincuencia común.

 

C.B.