El presidente destituido de Catalán se fue a Bélgica y contrato un abogado

Bruselas –

El presidente catalán destituido, Carles Puigdemont, se encontraba este lunes en Bélgica donde contactó con un abogado local, Paul Bekaert, experto en cuestiones de asilo y antiguo letrado de presuntos miembros de la organización separatista vasca ETA, anunció el jurista.

En una entrevista para el canal de televisión flamenco VRT, Bekaert dijo sin embargo que “Puigdemont no [estaba] en Bélgica para pedir asilo”.

“No se ha decidido nada en este plano”, declaró.

El abogado informó que ese “primer contacto” buscaba prepararse jurídicamente ante los actos de Madrid respecto a su cliente.

“Le he hablado personalmente en Bélgica (…) He mantenido un primer contacto [con él] y me ha designado formalmente como su abogado”, explicó Bekaert.

“Tengo una experiencia de más de 30 años con la extradición y el asilo político de vascos españoles, y es probablemente por dicha experiencia que me ha llamado”, añadió el abogado.

Según la agencia de noticias Belga, Bekaert defendió a la pareja formada por Luis Moreno y Raquel García, sospechosos de pertenecer a ETA.

La fiscalía española presentó este lunes una querella contra Puigdemont por rebelión y sedición, delitos castigados con hasta 30 y 15 años de cárcel respectivamente.

Según varios expertos, parece poco probable que Puigdemont pueda obtener el estatuto de refugiado político en Bélgica.

“Es muy excepcional obtener el asilo para un ciudadano de un país de la Unión Europea”, declaró este lunes al canal francófono RTBF Dirk Van Den Bulck, comisario general para los refugiados y los apátridas en Bélgica

Explicó que habría que demostrar “un riesgo de persecución” en su país de origen y la imposibilidad de ser protegido. Lo que, según este experto, estaría en contradicción con “el respeto de los derechos fundamentales” exigido a todos los países de la UE.

El secretario de Estado belga de Inmigración, Theo Francken, miembro del partido separatista flamenco N-VA, insinuó el domingo que Bélgica podría ofrecer asilo al líder separatista catalán, una posibilidad desmentida por el primer ministro Charles Michel.