Se desata una batalla judicial por Lula da Silva

El ex presidente de Brasil, Lula da Silva permanecerá encarcelado para cumplir su condena de 12 años y mes por el delito de corrupción en que se encuentra inmerso, además de otros políticos. A pesar de una serie de órdenes y contraordenes que se presentaron ayer, el ex mandatario sigue preso.

El magistrado Rogerio Fraveto del Tribunal de Porto Alegre, que en el mes de enero indicó su encierro, la tarde del domingo dispuso su ex carcelación debido a la insistencia de la presentación de “habeas corpus”. Sin embargo, luego de horas, el juez del caso Gebran Neto volvió a ratificar su privación de libertad.

Lula, preso desde el pasado 7 de abril para purgar una pena de 12 años y 1 mes por corrupción pasiva y lavado de dinero, ha reiterado su candidatura presidencial para las elecciones presidenciales del próximo octubre, a pesar de que se encuentra virtualmente inhabilitado tras ser condenado en segunda instancia, como estipula la ley electoral.

El ex presidente, se encuentra preso en la sede de la Policía Federal de Curitiba, capital del estado de Paraná (sur), acusado de haber recibido un apartamento de la constructora OAS a cambio de ofrecer beneficios con contratos en la petrolera estatal Petrobras.