Se ofrecerá una charla gratuita contra el Acoso Escolar en el Salón Pedro Carbo de la Biblioteca Municipal

Próximos a celebrar el  2 de mayo, un día muy importante y que no puede pasar desapercibido: El DÍA INTERNACIONAL CONTRA EL ACOSO ESCOLAR, el Centro Terapéutico «Wonder» y su principal la Dra. Yolanda Ferretti, impulsa una campaña de concienciación sobre un problema que afecta a millones de escolares en todo el mundo.

Para el efecto, ofrecerá una charla gratuita el próximo jueves 10 de mayo  a las 17h00 en el Salón Pedro Carbo de la Biblioteca Municipal a cargo de expertas terapéuticas del Centro » Wonder».

Adicional a ello se ha presentado una propuesta a la Dirección de Acción Social y Educación para programar en los colegios y centros escolares realizan diversas iniciativas como actos reivindicativos de carácter simbólico para mejorar el entorno de los estudiantes y conseguir un aprendizaje seguro. También se realizan jornadas en las que se pretende enseñar a los jóvenes la importancia de la prevención del acoso escolar, así como de la puesta en conocimiento de esta situación tanto a la familia como a las autoridades pertinentes.

Cabe mencionar que el maltrato entre iguales en la escuela (también conocido como acoso escolar, maltrato por abuso de poder entre escolares o con el anglicismo bullying) es un fenómeno que existe desde siempre. Pero se ha generado una mayor sensibilización social sobre este grave problema en los últimos años, gracias, entre otros, a los medios de comunicación.

El principal objetivo de este día es erradicar la violencia y acoso escolar entre los estudiantes. Es muy importante y necesario erradicar el acoso que se produce en los centros educativos y conseguir unas escuelas seguras en la que los escolares puedan crecer en un clima de respeto.

El bullying más frecuente es el verbal (insultar, burlarse, poner motes, etc.), pero también puede ser físico (empujar, pegar, romper cosas, acoso sexual, etc.) o social (amenazas). En el bullying encontramos tres protagonistas: los agresores, las víctimas y los testigos, cada uno de ellos con unos perfiles bastante característicos.

Es un problema más frecuente de lo que pensamos y tiene consecuencias importantes de salud para todos los implicados: los agresores suelen tener mayor riesgo de personalidad antisocial, conductas delictivas y ser agresivos en su futura relación de pareja; las víctimas suelen desarrollar problemas psicosomáticos, ansiedad, depresión, fobia a la escuela, fracaso escolar y, en su extremo, intentos de suicidio; los testigos desarrollan, con su inhibición y contemplación repetitiva de actos agresivos, una insensibilización ante el dolor ajeno.

 

C.T.