Secretaría Nacional de Inteligencia gastó $ 7,1 millones para desprestigiar a opositor Galo Lara

El exasambleísta Galo Lara refugiado en Panamá era tan peligroso para la seguridad del Estado ecuatoriano, que la Secretaría Nacional de Inteligencia destinó $ 7,1 millones para vigilarlo y lograr su extradición en el 2014. De acuerdo con documentos de la Senain entregados por Lara, la operación de inteligencia en su contra se llamó Goliat. Bajo ese nombre se hicieron cuatro liquidaciones entre septiembre del 2013 y agosto del 2014 ante la Contraloría.

La justificación dada a la Contraloría, en un oficio de la Senain, señalaba como objetivo la extradición de Lara, vinculado al crimen de Quinsaloma (Los Ríos), por el que había sido condenado junto con Carolina Llanos. La campaña de la Senain se realizó «en colaboración con el Ministerio del Interior con el apoyo de autoridades con el apoyo de autoridades panameñas y con lo cual obtuvimos su apoyo para la localización, captura y extradición”, según la carta enviada a Contraloría, auditora de los gastos reservados.

Lara, entonces uno de los principales opositores de Rafael Correa, se radicó en Panamá en septiembre del 2013 y pidió asilo político. Un mes después obtuvo asilo territorial, pero el 14 sw  noviembre de 2014 todo cambió: Lara fue traído al Ecuador en un avión policial  para cumplir la  condena de diez años por el crimen de Quinsaloma desde agosto del año pasado está libre porque el juez le concedió la prelibertad.

“Hoy queda en evidencia que Rafael Correa contrató a estas empresas para criminalizarme ante la opinión pública”, aseguró el exasambleísta. Anunció que presentará una demanda: “Utilizaron gastos reservados de la Senain para una extradición, para perseguir a quienes denunciamos la corrupción, eso es peculado y falsedad ideológica”. Lara señaló que además de Goliat, la Senain montó otros operativos en su contra: Independencia, Desarme, Alcance, Gánster y Avance.

Fuente: «El Universo»