¿Te imaginas que exista otro ser como tú en alguna parte del mundo?

El científico chino Xu Xiaochun, director ejecutivo del grupo Boyalife, sostiene que la tecnología está lo suficientemente avanzada como para replicar a seres humanos y ha declarado que las gigantescas instalaciones construidas por su compañía y sus socios abrirán dentro de siete meses.

Presentada como un medio confiable para salvaguardar el mantenimiento de la biodiversidad, la fábrica de Tianjin albergará un banco de genes capaz de contener hasta aproximadamente 5 millones de muestras de células congeladas en nitrógeno líquido. De esta forma, existiría un ‘catálogo’ de las especies animales que se encuentran en peligro de extinción para una posible regeneración futura.

Según Xiaochun, de 44 años y ex empleado del gigante farmacéutico Pfizer, la empresa no está llevando a cabo actividades de clonación humana, con el objetivo de evitar una posible reacción pública adversa, pero asegura que «la tecnología ya está aquí». «Si lo autorizan, no creo que exista otra empresa mejor que Boyalife», indica.

Asimismo, el director ejecutivo ha hecho hincapié en que «los valores sociales pueden cambiar» en torno a la modificación genética y su reproducción.

» Actualmente la única manera de tener un hijo es con la intervención de un padre y de una madre. Pero quizás en el futuro haya tres posibilidades en vez de una (…) con el 100% de ADN del padre o el 100% del ADN de la madre», sostiene.

Además, el director ejecutivo ha revelado que se espera duplicar un millón de vacas antes del año 2020 y que entre lo que se prevé clonar se encuentran caballos de pura sangre, perros de policía especializados en búsquedas y animales domésticos.

El ser humano, no es el único ser viviente que desean clonar, la compañía está estudiando la posibilidad  de clonar otras especies. Boyalife, en colaboración con la compañía surcoreana Sooam y la Academia China de Ciencias, ya está trabajando en la clonación de los primates que se utilizan en la investigación científica.

Sooam, el socio surcoreano de Boyalife, se dedica a laborar en el proyecto de resurrección de un mamut a través de células de miles de años de antigüedad descubiertas bajo el hielo en Siberia. Esta compañía también ofrece a sus clientes un servicio para clonar a perros fallecidos por un precio cercano a los 100.000 dólares.

El fundador de Sooam, el surcoreano Hwang Woo-Suk, anunció en 2004 haber creado células madre de un embrión humano, algo que luego resultó ser falso. Sin embargo sigue siendo reconocido por haber creado en 2005 el primer perro clonado, Snuppy.

Este año Hwang anunció su intención de trabajar con compañías chinas «porque las leyes de Corea del Sur sobre bioética prohíben el uso de óvulos humanos», explicó en el periódico surcoreano Dong – A Ilbo y no descartó usarlos en el futuro.

 

Jairo Rousseau A.

Radio Morena 

«La Gigante del Pacífico» 

Facebook Comments

Post a comment