Pescadores artesanales denuncian afectaciones provocadas por embarcaciones industriales

La Federación Nacional de Pescadores Artesanales del Ecuador  (FENACOPEC), denunció las afectaciones que sufren los pescadores por el irrespeto de las 8 millas náuticas por parte de embarcaciones industriales que invaden la zona exclusiva para la pesca artesanal.

Los llamados “bolicheros o chincharroneros” (barcos industriales) realizan actividades de pesca con equipos sofisticados, sondas detectoras e inmensas redes, arrastrando el recurso pesquero y desabasteciendo la producción piscícola de los pescadores, manifiesta un comunicado de la FENACOPEC.

“Los barcos industriales conocidos como bolicheros, no respetan la zona de reserva exclusivamente para los pescadores artesanales, y pedimos a las autoridades, a los ministros y en especial al Ministro de Defensa, que tomen en cuenta todas estas anomalías que hacen los trabajadores industriales que nos dejan sin comer a los pescadores artesanales”, expresó Alcides Solórzano, representante del Oro.

Los dirigentes hicieron un llamado a las autoridades y a las autoridades industriales “a tomar conciencia, porque lo que están haciendo es quitar el pan de cada día (…) es un acto de desigualdad, no hay equidad”, expresó Abraham Reyes.

“Un barco industrial puede capturar toneladas de peces, mientras un pescador artesanal puede pescar alrededor de 50 libras”, denunciaron los manifestantes.

En Esmeraldas, en el cantón Muisne,  existe “una falta de control, una falta de seguridad tienen los pescadores artesanales, desde enero del 2016 hasta la fecha, tienen 86 motores robados y 35 embarcaciones perdidas (…) también van a denunciar la invasión de las flotas de chinchorreras de Manabí. Barcos industriales que una vez que han devastado su caletas pesqueras ahora visitan también nuestra provincia”, afirmó Jhonny Pozo, representante de la Cooperativa 30 de Agosto.

Una de las afectaciones más fuertes de este sector, son los constantes robos. “(…) a nosotros no nos roban en altamar,  a nosotros nos roban en un lugar específico que entre 15 a 20 millas donde pedimos control a la capitanía de puerto y ya le hemos dicho al capitán de puerto que es en ese lugar donde nos roba, sin embargo, no nos hacen caso”, manifestó Pozo.

Jofre Rivas Macías, de la provincia de Santa Elena,   expresó que han tenido reuniones con el ministro César Navas, pero que no han recibido aún respuesta. “El ministro dejo promesas pero hasta el día de hoy llega a cumplirla (…) aproximadamente en el mes de agosto hemos tenido 20 robos, que llega a 160 motores robados en la península de Santa Elena y 20 embarcaciones”,  sin recibir alguna solución.

“Nuestros pescadores ya no creen en las autoridades (…) hoy en día la mejor forma de ellos es dedicarse a las cosas ilícitas  son embaucados por los narcotraficantes y se los llevan a otros lugares”, explica Rivas.

Soraya Bermello, representante de las esposas de los pescadores en Manabí, hizo énfasis en la situación de las familias que sufren debido a que las cabezas de hogar se quedan en otros países  detenidos por colaborar con el narcotráfico.

“Nosotros no somos narcotraficantes, tampoco vivimos del narcotráfico, pero sí nuestros pescadores están quedando en otros países dejando a sus hijos botados, dejando a sus esposas botadas, dejando a madres desamparadas sin saber el futuro de sus hijos. Son condenados a 20, 15, 18 años de prisión (…) los pescadores se van a estos negocios en vista de las situaciones que están viviendo”, expresó Bermello.

Gabriela Cruz, presidenta  del Sector Pesquero Artesanal, expresó que si las autoridades no realizan las acciones pertinentes “los pescadores van a empezar a alejar los barcos, o a cortar redes” pero tomarán acciones.

Facebook Comments

Post a comment